PINTURA

SICILIA, José María

Madrid, 1954
Vive y trabaja en Madrid, París y Mallorca

José María Sicilia es uno de los mayores representantes de la pintura española contemporánea, ha sido capaz de abrir nuevos caminos a la expresividad a través del empleo de lenguajes ya creados. Su desarrollo como artista se vio potenciado a partir de 1980 cuando marchó a París, allí se mostró fiel a un tipo de figuración muy gestual y matérica con la que se acercaba al Informalismo y al Expresionismo Abstracto americano.

Durante la década de 1990, Sicilia centró sus investigaciones en el soporte comenzando a combinar lienzo y papel encerado de modo que la pintura acrílica producía una serie de transparencias que hacía que los objetos representados se mostrasen como delicadas sombras.

El pintor madrileño ha mostrado siempre en su producción artística un especial interés por las diferentes posibilidades que la materia le puede ofrecer. Concede una gran importancia a las superficies, creando obras en las que configura áreas traslúcidas que impiden ver con claridad los objetos que nos muestra. Estas obras se acercan a la abstracción analítica, mostrando una gran preocupación por el color, las texturas, la luz y su coagulación. Esa fue la razón de su interés por la cera como materia prima ya que se licúa o endurece a determinada temperatura, lo que es sólo relativamente controlable por quien la maneja, y así facilita la posibilidad de establecer una cierta ruta del azar, sobre cuya aleatoria industria nos queda una huella.

Sicilia además de pintor es artista gráfico, por lo que domina el uso de los lápices de colores, la acuarela y el grafito, además de demostrar que su creatividad no se reduce al lienzo.

Eclipses JMS 06 7, 8, 2006
(díptico) Óleo y cera sobre tabla

  • /