FOTOGRAFIA

NAVARES, Paloma

Burgos, 1947

Paloma Navares cultiva flores en su jardín mediterráneo; las corta en pleno esplendor y las deja marchitar para añadirlas esa intensificación barroquizante del colorido de una flor a punto de caducar. Llegados a este punto, clona los pétalos, los estambres y los pistilos. Las convierte en superflores y, por si fuera poco, las completa con grabados antiguos de otras civilizaciones. En este caso, de la cultura japonesa.

Kwaiken. Mujer de Samurai, 2008
Impresión inkjet sobre Dibond

  • /