GRAFICA

MIRÓ, Joan

Barcelona, 1893 – Palma de Mallorca, 1983

Al comienzo de su carrera Miró creaba con un estilo figurativo que, poco a poco, mientras escuchaba su subconsciente, depuró. Visitar el estudio parisino de Pablo Gargallo y contactar con el Dadaísmo le impulsó a sintetizar sus motivos. Para crear sus obras, Miró buscó inspiración en la fantasía, lo irracional, y lo onírico.

Su característico estilo surrealista, en el que simplifica las formas y predomina el uso del color rojo, negro, azul y amarillo, quedó reflejado en todas las expresiones artísticas sobre las que trabajó, entre las que destacan los grabados, la pintura, la escultura y la litografía.

Miró dio rienda suelta a las figuras que pertenecían a su universo particular, a la temática vinculada con la fantasía y los mundos oníricos. Sus colores, puros, se concretaron junto a los gruesos trazos negros tan representativos de sus obras. Sus temas recurrentes eran la tierra, el cielo, los pájaros, la mujer y las constelaciones. A este último pertenece esta obra; a la fascinación por los astros.

Desde 1960 hasta 1976 tuvo una prolífica etapa de murales cerámicos. En 1970 creó junto a Josep Llorens i Artigas, su colaborador ceramista, el inmenso mural ubicado en el aeropuerto de Barcelona, perteneciente a la Colección ENAIRE de Arte Contemporáneo.

La Ruisselante solaire, 1976
Litografía sobre papel

  • /