PINTURA

MATTA, Roberto

Santiago de Chile, 1911 – Civitavecchia, Italia, 2002

Roberto Matta estudió arquitectura en la Universidad Católica de Chile, donde destacó por su habilidad en el dibujo. Preocupado por perfeccionar esta técnica decidió́ asistir a los talleres libres en la Escuela de Bellas Artes. Tras terminar sus estudios viajó a París para continuar su formación de arquitecto en el taller de Le Corbusier. Allí conoció en 1938 a André Breton, quien le incorporó inmediatamente al movimiento surrealista tras conocer su trabajo.

La obra visual de Roberto Matta comienza con una serie de cambios formales con respecto a la tradición pictórica. Elimina el punto de fuga y la línea del horizonte y de ese modo sus pinturas se vuelven un espacio sin fin. Interesado en indagar sobre el mundo interior del hombre, inventó el neologismo sersaje que significa «paisaje del ser», una especie de cartografía de la realidad humana que contempla sus anhelos y contradicciones.

Las morfologías de Matta son una suerte de abstracción figurativa, paisajes ilusorios en los cuales lo orgánico y lo inorgánico se mezclan, estructurados a través de vibrantes manchas de color en movimiento.

En su obra hizo patente su compromiso político y social con referencias directas a la actualidad contemporánea de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Sus lienzos de esta etapa revitalizaron el surrealismo incorporando nuevas formas inspiradas en una tecnología moderna. “Mis cuadros -escribe Matta- son un ejemplo de ese conflicto entre la necesidad de cambiar el mundo y la vida de los demás y la necesidad de cambiar mi vida”.

Forzas del destino, 1990
Técnica mixta sobre lienzo

  • /