En vía muerta 1, 21/01/2018
Serie: En vía muerta
Fotografía en formato digital, editada en el programa fotográfico Lightroom Estación de Santo Tomé del Puerto (Segovia) km 109.400

En vía muerta 2, 29/04/2018
Serie: En vía muerta
Fotografía en formato digital, editada en el programa fotográfico Lightroom Estación de Gascones-Buitrago (Madrid) km 86.079

En vía muerta 3, 24/12/2018
Serie: En vía muerta
Fotografía en formato digital, editada en el programa fotográfico Lightroom Estación de Lerma (Burgos) km 232.935

Biografía/Trayectoria Artística

Trabajo en Aena, en la Dirección de Servicios Comercial y soy el responsable de la coordinación de las obras privativas. Compagino mi vida profesional y la fotografía, dedicando la semana laboral a los temas profesionales y aprovechando los fines de semana y las vacaciones a la fotografía.

Mi pasión por la montaña, los viajes y la naturaleza me llevó a realizar fotos desde muy joven. Las fotos que componen mi archivo, desde entonces, son recuerdos de momentos vividos: los paisajes de grandes montañas, los valles y las aldeas en remotos lugares, las sonrisas de los niños en los caminos, etc.

Con el tiempo estoy evolucionando en la fotografía hacia otra representación de lo que contemplo. Me sigue interesando el paisaje, pero ahora bajo otro enfoque, un paisaje evocador, sutil, con ciertas pinceladas de abstracción y surrealismo.

Otras temáticas se abren a mis ojos y el paisaje natural es reemplazado por el paisaje transformado por la mano del hombre, las edificaciones, las infraestructuras, en gran medida abandonadas, crean una nueva visión en mi fotografía y me permiten experimentar en estos nuevos territorios.



Reflexión sobre las obras premiadas

Las obras seleccionadas pertenecen a un proyecto fotográfico denominado En vía muerta. El proyecto versa sobre el abandono del Ferrocarril Directo Madrid-Burgos o Ferrocarril de Madrid a Burgos por Aranda de Duero. Esta línea directa fue muy útil y frecuentada por los trenes desde su puesta en servicio hasta comienzos de la década de 1990, soportando gran parte del tráfico desde Madrid a la frontera de Irún, siendo Bilbao otro de los destinos.

A partir de los años 90 la dejadez de los sucesivos políticos y de Renfe, gestor de la línea, produjo el aumento desorbitado de los tiempos de recorrido. Esto llevó a un paulatino abandono de la línea y al cierre definitivo de la misma en el año 2011.

El proyecto quiere llamar a la reflexión sobre la situación de esta infraestructura ferroviaria, que, a pesar del abandono actual, palpable en las instalaciones de las estaciones y apeaderos, es susceptible de recuperar la función para la que fue desarrollada, sin la necesidad de un gran esfuerzo económico por parte de las administraciones competentes.



Otras obras