Antología del Tedio, 2020
Dibujo. Lápiz, cretas y carboncillo sobre papel Canson 100x50 cm

Crónica de Ausencia, 2020
Dibujo. Lápiz, cretas y carboncillo sobre papel Ingres. 100x50 cm

Spatium habet dimensionem temporis, 2020
Serie: Poética de lo Cotidiano
Fotografía digital 100x50 cm (35 fotografías de 11x6,5 cm c/u) Edición 1/6

Biografía/Trayectoria Artística

Licenciada en Bellas Artes por la UCM, especializada en Diseño y Fotografía, Técnico en Arteterapia y Máster en Dirección de Proyectos Culturales.

Durante mis estudios universitarios, tuve la oportunidad de contar con grandes maestros del dibujo y la escultura: Pedro Mozos, Eduardo Capa, Octavio Vicent o Joaquín Donaire, entre otros, que me supieron transmitir tanto sus habilidades técnicas, como la pasión por lo que un sencillo trazo, un juego de luces y sombras, son capaces de transmitir. Más tarde, en mi especialización en diseño, conté también con un gran maestro, Francisco Podadera, del que aprendí la necesaria cooperación de lo artístico y lo funcional en el desarrollo de un producto de éxito y la manera en que una buena ilustración o fotografía puede dotar de simbólico significado al objeto inanimado.

Enamorada de esta profesión, que comparto con mi ocupación como Técnico de Operaciones en Área de Movimiento en Aena, en mis obras adquiere verdadero protagonismo el sujeto o el objeto en sí, a veces agrupados creando series, identificándose lo poético con la realidad misma, sin demasiada mediación de la intelectualización del pensamiento o el razonamiento abstracto.

Al más puro estilo de los Haikus “…el mundo exterior se vuelve interior sin perder su exterioridad” intentando reflejar la grandeza de lo inmediato cuando lo acotas y lo redescubres como una “Realidad Nueva”.



Reflexión sobre las obras premiadas

Antología del Tedio
Los recientes acontecimientos y los efectos colaterales de la situación de pandemia han acelerado la condición de aislamiento individual a la que poco a poco se dirige la sociedad globalizada e inmersa en un universo avatárico y ciber-personal. Con frecuencia nuestro movimiento se convierte en un “dejarnos llevar” haciendo del día a día una sucesión uniforme y monótona de la existencia. Nos refugiamos en nuestro microcosmos privado para no convertirnos en lo que G. Steiner denominó “Sujetos del Tedio”, esa condición en que “la nada” consume nuestra energía.

Crónica de Ausencia
Tarde o temprano todos hemos de enfrentarnos a la pérdida de personas queridas, de aquellos que compartieron nuestro espacio y nuestra vida; pérdidas que nos ocasionan dolor, desconcierto y un profundo vacío que clama por atraer aquello que añoramos. Recientemente, la pandemia parece acelerar esos desencuentros de manera improvisada y cruel. Y nuestro ser, atrapado entre dos mundos, llora la ausencia a través de los recuerdos, sus recuerdos; los objetos, sus objetos; las ropas, sus ropas… Fragmentos de una biografía que lejos de consolarnos, agudizan nuestra impotencia por recuperar lo amado.

Spatium habet dimensionem temporis
El espejo con su capacidad para crear “un doble de lo visible” establece una relación dialogada con el tiempo. Las imágenes de lo real y lo imaginario se entrelazan y se funden, formando una nueva realidad atrapada en los redondeados límites de sus contornos.
Como nos decía Michelangelo Pistoletto en su exposición Architettura dello Specchio: Nada puede escapar del espejo. El gran espacio está en el espejo, el tiempo (todo el tiempo) ya está en el espejo y el espacio tiene la dimensión del tiempo.



Otras obras